Bahía de Cádiz Central Park

El Parque Natural Bahía de Cádiz no es un espacio protegido habitual. Se encuentra entrelazado con una de las principales aglomeraciones urbanas de Andalucía. Diez mil hectáreas de planicies fangosas, marismas y salinas rodeadas por un espacio urbano habitado por más de cuatrocientos mil ejemplares de Homo sapiens sapiens de forma permanente, a los que hay que sumar varios miles más atraídos diariamente desde las comarcas del entorno por trabajo u ocio, más una población flotante turística creciente y cada vez menos estacional. Un espacio protegido en el que el ser humano es una especie tan abundante no es frecuente y parece invitarnos a repensar el concepto de parque natural.

DSC02312

Esta coexistencia entre espacio natural y urbano, lejos de ser un fenómeno moderno propio de los procesos urbanizadores generalizados en el siglo XX, ha sido un carácter diferenciador de la Bahía de Cádiz desde que, justo en ella, hace tres milenios, la fundación de Gadir por los colonizadores fenicios supusiera la introducción del concepto de ciudad en Occidente (Fernández Reina 2001). Sin embargo, a pesar de esta milenaria presencia humana y urbana y del intenso manejo del territorio que ha significado, la Bahía de Cádiz conserva la mayor extensión de marisma salada de España y constituye uno de los humedales costeros más importantes de la Península Ibérica.

El especial contexto en el que se ubica el Parque Natural Bahía de Cádiz hace que sea también especial la forma de entenderlo por la población de su entorno. Es obvio que en este espacio protegido el concepto de población local no sigue los convencionalismos aplicados a otros espacios naturales, enmarcados en entornos rurales. Pierde sentido la imagen bucólica y nostálgica del lugareño, como un elemento más del espacio protegido. Tres mil años ininterrumpidos de espacio urbano y cosmopolita, con todo lo que ello conlleva, hacen mella en el subconsciente colectivo. Esto no quiere decir que la vinculación de la población con el entorno natural y sus recursos no sea también estrecha. En la Bahía de Cádiz se mantienen casi intactos desde la Antigüedad —o incluso desde la Prehistoria— usos del espacio natural ligados a sus recursos marinos, como el cultivo de la sal, la pesca o el marisqueo. Y también se conservan en su ámbito terrestre usos agrícolas y ganaderos, a apenas unos metros de entornos netamente urbanos. Así, aunque la población de la Bahía mantiene rasgos culturales muy ligados al espacio natural y a sus recursos, que descubrimos en el ocio, en la gastronomía o en el saber popular, el número de sus habitantes que vive de estas actividades primarias y, en general, la dependencia económica de ellas, son muy reducidos en comparación con entornos propiamente rurales.

DSC00500

Este diferente carácter de la población local se aprecia sobre todo en el uso que esta hace del espacio protegido. Aquí es poco habitual el perfil del usuario ecoturista, coleccionista de itinerarios y rutas campestres, que planifica una visita. Aquí el uso público es más popular, más cercano, más ciudadano, más democrático. Así, cada vez más, el Parque Natural se concibe como la gran zona verde de esparcimiento de los entornos urbanos, utilizada para hacer deporte, para pasear al perro, para pasearse a sí mismos por prescripción médica o incluso para ir de un municipio a otro en bicicleta. Esto implica hábito más que ocasión. Y más en sus ciudades, donde, debido a lo apretado de sus tramas urbanas, escasean las zonas verdes. En Nueva York se pasea por Central Park, en Madrid por el Retiro, en la Bahía de Cádiz por su Parque Natural.

De todo lo anteriormente dicho podemos concluir que, a diferencia de otros espacios naturales, en éste, la población local adquiere una importancia destacada como público objetivo para el desarrollo de cualquier proyecto de uso público del espacio. Sin dejar de considerar a visitantes foráneos y ocasionales al espacio como objetivo de equipamientos y actividades, como lo es en cualquier espacio natural, lo que hace especial a este parque desde el punto de vista del uso público es el papel que debe desempeñar la población local, los ciudadanos de la Bahía de Cádiz, como destinatarios de dichas actuaciones.

Referencias

Fernández Reina, J. (2001). La ciudad insular, Cádiz.

_____________________________________________________________________

Antonio Luna del Barco | Cádiz (Andalucía) | Noviembre de 2006

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: